8.03.2015

Páginas del diario de una suicida: Día 2



Día 2: ¿Dónde está?

Esa es la pregunta que ronda mi cabeza frecuentemente: ¿Dónde está?
Junto a: ¿Quién será? ¿Cómo será? y ¿Por qué no está a mi lado?

Me imagino que tú te preguntarás a quién me refiero... Bueno, te sorprenderá saber que ni yo misma lo sé. Sólo sé que no puedo ser la única estúpida y frágil persona en el mundo. Que el mundo está lleno de gente estúpida lo sé de sobra, pero yo soy de esas que se puede llevar el premio mayor.
Claro que no puedo ser la única que se atragante con sus sentimientos, la única que aún teniendo el nudo en la garganta no llore frente a otros por orgullo.

Habrá gente mucho más orgullosa que yo, ¿cierto?

¿Cómo se puede ser tan condenadamente débil y al mismo tiempo querer aparentar que se es una roca?

Un señor al que respeto mucho suele decirme: Ya te conozco muy bien.
Lo dice porque ha aprendido a leerme.
Cuando recién comenzó a pregonar aquello no le creí. Es más, sigo pensando que sólo sabe leerme, mas no me conoce. Él no sabe la marea que se esconde detrás de la máscara, y lo peor... No la comprende.
dicen que mi enojo refleja mi tristeza interna. Sí, es cierto. Al menos en parte. No me gusta mostrar mi estúpida inocencia. ¿Sabes por qué?
Porque es como una lombriz asquerosa que las palomas se mueren por devorar. Ya me ha pasado. Las veces que he bajado mucho la guardia me he puesto a merced de las palomas, y en varias ocasiones he salido aniquilada o cagada, mas no bien librada. Por esto y más soy así... O aparento serlo.

A veces me digo que mi fragilidad es un don, que mi humanidad me hace ser quien soy y cosas de esas. Luego me doy cuenta que esas son sólo crueles mentiras que me digo para no sentirme tan mal por no ser dura como el resto. Y me las digo muy, pero que muy bien.

¿Esa persona también se sentirá así? ¿O será que es capaz de enfrentar esto de manera distinta?
¿Seré la única tonta que sufre porque ni su madre es capaz de corresponderle tanto cariño?

Tengo serios problemas, lo sé. El demonio que sostiene mi mano para que siga escribiendo... sí, él también lo sabe.
Y se alegra por ello.


4 comentarios:

  1. guau me gusto muchisimo.
    esta genial. Besos

    ResponderEliminar
  2. Wow... eso fue... guau... me gusto bastante y me llegó igual de fuerte, Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me dejaste sin palabras. Muy bueno :)

    ResponderEliminar

¡Hola, viajero!
Queremos darte las gracias por tomarte el tiempo de leer nuestras entradas y comentar, tu opinión es muy importante para las cuatro.
No olvides tener en cuenta lo siguiente:
♥No se aceptan comentarios spam. Todo el que lleve un enlace será borrado.
♥Por favor comenta sobre la entrada, si deseas hablarnos de tu blog, pedir afiliación, o algo por el estilo; desde la pestaña "Contacto" puedes enviarnos un correo.
♥Si perteneces a una iniciativa a la cual también pertenecemos, sé paciente, trabajamos en ordenar nuestro tiempo. Disculpa las molestias.